Ya te he hablado en más de una ocasión de los beneficios que conlleva tener tu armario en perfecto estado de revista.

Mantenerlo en orden durante todo el año te facilita la vida. Ver tu ropa ordena y colocada de forma estratégica te ayuda a resolver la temida pregunta de ¿qué me pongo? Y los agobios “mañaneros” de ir a toda prisa son más fáciles de llevar.

Pero tenerlo todo ordenado no es suficiente. Hay dos ocasiones en el año en las que debes hacer una limpieza profunda en tu armario. No te estoy hablado solo de sacar la ropa que no utilizas, que también has de hacerlo, si no de una limpieza en profundidad. Trapo o aspiradora en mano vamos a dejar reluciente todas las superficies de este espacio.

Hoy desde buscandotueStilo quiero guiarte y mostrarte los pasos que debes dar para hacer tu limpieza de armario a fondo. Y que sus energías se sientan renovadas para inspirarte en cada nueva estación.

Ha llegado la hora de limpiar

El momento para hacer esta limpieza profunda es en primavera y en otoño. Justo cuando cambiamos la ropa de abrigo por la más ligera y viceversa.

Mi recomendación es que no tengas en tu armario toda tu ropa. Deja solo en él la que estas utilizando en esa temporada y guarda la de la temporada contraria en otro sitio: hartillo,  cajas, canapé con arcón, otro armario (que suerte contar con ese espacio)… El caso es no tenerla a la vista, así cuando vayas a sacarla parecerá que acabas de ir de compras. Habrá prendas de las que ni te acuerdes. Si las tienes siempre a la vista estarás aburrida de verlas, y desaparecerá ese efecto reencuentro.

Vamos allá con el paso a paso. Es importante que pienses que esto no se hace en un momento, necesitas tu tiempo por lo que mejor reserva un hueco en tu agenda y no ir con prisas (yo tengo que reservar cuatro huecos, uno por miembro de la familia).

[Tweet “Reserva hueco en tu agenda para limpiar tu armario”]

1º paso: Vaciar

Tienes que vaciar por completo el armario, de hecho la ropa que saques en su mayoría no volverá al armario ya que, como te he mencionado, lo ideal será que la guardes en otro sitio esperando ser recuperada en el próximo cambio de estación.

Solo te quedaras con los básicos de entretiempo y los a temporales, esas prendas que utilizas haga frío o calor como por ejemplo tus pantalones vaqueros  o las camisas y camisetas básicas.

2º paso: Seleccionar

Antes de guardar esta ropa para la próxima temporada debes seleccionar con cual te quedas y con cual no, así en el siguiente cambio de armario solo tendrás que llevar de vuelta a armario la ropa que sabes que vas a utilizar.

Para hacer esta selección divide la ropa en tres montones:

  1. No vas a volver a utilizar
  2. Lo que vas a guardar
  3. Dudas en guardar o en desechar

Con las prendas del primer y segundo montón lo tienes claro: las que no vas a volver a utilizar debes donarlas, venderlas o regalarlas (siempre que estén en buen estado, por el contrario envíalas directamente a la basura), las del segundo monto las guardas, pero ¿qué pasa con el tercer montón y tus dudas.

La mejor forma de despejar estas dudas es cogiendo prenda por prenda y respondiendo a estas preguntas:

  • ¿La prenda te favorece en cuanto a talla, forma o color? (no guardes nada que no sea de tu talla actual pensando que vas a adelgazar o a engordar, esto solo te genera estrés y mal rollo)
  • ¿Has utilizada esta prenda a lo largo de estos meses en alguna ocasión? (si la respuesta es negativa ya sabes lo que tienes que hacer, directa al montón 1)
  • ¿Está en buen estado?

3º paso: Guardar

Ha llegado el momento de despedirte de tu ropa hasta la próxima temporada.

Guarda siempre las prendas limpias y planchadas, así será todo más fácil cuando la lleves de vuelta a tu armario.

Yo utilizo cajas de plástico con tapa, y suelo incluir alguna bolsita de olor o ambientador especial para la ropa, el mismo que utilizo en mi armario.

4º paso: Limpieza de armario

Te cuento como lo hago yo:

  1. Me deshago de los ambientadores o bolsitas de olor antiguos,
  2. A continuación paso la aspiradora por el interior del armario y los cajones, para retirar todo el polvo.
  3. Con un trapo humedecido en agua templada y jabón (suelo utilizar mi gel de ducha) repaso todas las superficies del armario tanto por dentro como por fuera.
  4. Repongo los ambientadores o bolsitas de olor nuevas.

Listo armario limpio y con energías renovadas.

5º paso: Ordenar y colocar

Si la temporada pasada cumpliste con el 2º paso ya tendrás hecha la selección de ropa vuelve a tu armario.

Ahora solo queda volver a colocar todo dentro de manera ordenada. Lo mejor es hacerlo así: todas las prendas del mismo tipo juntas, por ejemplo todas las camisas juntas, dentro de las camisas agrupar por más formales o menos formales, y en el mismo grupo por colores de los más claros a los más oscuros, y así con todas las prendas.

Alinea las perchas e intenta que todas sean iguales, esto te dará una sensación mayor de orden visual.

Y listo, ya tienes tu cambio de armario hecho y  todo preparado para disfrutar de esta nueva estación.

Un saludo, y un …

¡¡Gracias por estar ahí!!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies