Cuando empece a desarrollar la idea de este blog, siempre tuve en mente dirigirlo a una mujer profesional, a cómo la moda o la belleza influye en la imagen que proyecta hacia los demás,  sus compañeros, superiores, clientes, proveedores… Todas esas personas que te ven día a día, con las que te relacionas y forman parte de tu entorno laboral

Pero ¿que pasa cuando decides trabar desde casa? ¿es necesario arreglarse?

La respuesta es un sí rotundo y te voy a dar motivos para ello…

Vístete para trabajar

El mundo online nos a hecho evolucionar,  crear nuevos modelos de negocio y adoptar nuevos estilos de vida. Trabajar desde casa se ha convertido en algo habitual para ti y para muchos otros emprendedores, sólo necesitas tu ordenador y una conexión a internet.

La  flexibilidad de horarios, el poder trabajar desde cualquier sitio es muy atractivo y la idea de trabajar en pijama es un placer pero no es la ropa adecuada para trabajar.

El sentimiento de pereza que te da el pijama no es el ideal para trabajar de forma eficaz  porque tu mente asocia el pijama con el descanso.

Cuando te vistes para trabajar psicológicamente está más preparada para el trabajo te sientes mucho más despierta, alerta y activa.

Tu forma de vestir influye en tu profesionalidad, aunque no vayas a reunirte físicamente con nadie te debes un respeto a ti misma. No es necesario que vayas en traje de chaqueta o zapato de tacón, pero si que te vistas de una forma adecuada, vas a la oficina aunque está se encuentre en la puerta de alado.

Que ponerse para trabajar desde casa

Ya te he hablado en varias ocasiones de la importancia de crear rutinas y arreglarte hace que te actives y te quites el chic de estoy en casa, que bien, que relax…

Vale, ya te has convencido de que tienes que quitarte el pijama, pero que tal ropa cómoda tipo sudadera o chandal. No, no, y no vuelvo a repetirte te debes un respeto a ti misma y vestirte de ese modo no te va ayudar en lo más mínimo. La ropa de deporte es para hacer deporte y tu vas a trabajar duro por tu proyecto.

Entonces ¿cual es la mejor opción?

  • Viste de forma casual, el arreglada pero informal, y eso también incluye un toque de maquillaje, lo justo para conseguir un efecto buena cara.
  • Calzado cómodo tipo bailarina, o zapato plano (olvida los tacones tus vecinos te lo agradecerán).
  • Arréglate el pelo, ir eternamente con coleta no es la mejor solución. Yo opte por un corte de pelo muy cortito entre otras cosas para obligarme a deshacerme de la coleta.
  • Elige accesorios que te hagan sentir bien. Unos pendientes, un bonito colgante o algún anillo especial…
Trabajar desde casa

 

Estar bien arreglada es tan importante como marcarte horarios, establecer un sitio de trabajo y mantenerlo ordenado, crear rutinas de trabajo…Todas estas cosas te harán ser más productiva, pero además debe de tener muy en cuenta algo “no dejes de ver a la gente cara a cara”.

Ahora cuéntame

¿Eres de las que trabajan en pijama o le plantas cara al día y te vistes para triunfar?

 

También puede interesarte:

La magia de la administración del tiempo

El engaño de la multitarea

Primera impresión: Por qué el lenguaje corporal es tan importante

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies