Otro año más llega la cena de navidad en la empresa, tal vez seas de las que te gustan este tipo de eventos, o tal vez te de una pereza brutal, pero como os he dicha antes es una cita a la que no se debe faltar.

Esta fiesta de empresa es una tradición que sirve para desconectar del entorno laboral y profundizar en las relaciones con el resto del equipo en un ambiente relajado.

Recordar en todo momento que es un evento que vamos a compartir con compañeros y jefes, no estamos entre familiares y amigos por lo que siempre, siempre, siempre tenéis que guardar las formas.

Para que esto no acabe como el “rosario de la aurora” aquí tenis una guía para salir victoriosas y tal vez reforzada de una situación como esta.

#1 ¿Que me pongo?

He visto casos en los que alguna más a la fiesta de la empresa, cree que va de carnaval o de praty con sus colegas.

La ropa debe adecuarse ni muy formal ni demasiado sport. Vamos a evitar los vestidos muy escotados o las transparencias muy exageradas. La discreción es lo más acertado para este tipo de cenas.

En todo caso, es aconsejable que no llames demasiado la atención, esto no deja de ser una reunión profesional.

#2 Donde sentarse y con quien

Es conveniente hablar con todos los compañeros, y aprovechar la oportunidad para interactuar con quien menos relación tengas en el trabajo.

A la hora de elegir sitio debes tener en cuenta la gente con la que uno se sienta más cómodo. Lo más recomendable es elegir una mesa o lugar en el que esté cerca alguno de los compañeros más afines con los que sueles tratar en el trabajo y algún otro con el que apenas se suele interactuar.

En caso de que no sea posible elegir asiento porque estos ya están previamente asignados, saludaremos educadamente a todo el mundo por igual y mantendremos conversaciones desenfadadas sin entrar en aspectos controvertidos o que puedan ser ofensivos para tus acompañantes.

#3 De que hablar

Evitar los temas de conversación conflictivos, como la política, futbol o religión, con aquellos compañeros con los que no tengas mucha relación.

Aprovechar para hacer contactos y conocer a gente de otros departamentos, pero manteniendo la formalidad propia del ámbito profesional.

Ser discretas y no critiques por la espalda a ninguno de tus compañeros; la desinhibición propia del momento te hará decir cosas que es mejor guardarse para una misma.

No aprovechéis para acercaros al jefe y pedirle un aumento, este no es el momento ni el lugar.

#4 Como comportarse en la mesa

Guardar las formas y los modales en la mesa. Evitar hablar demasiado alto y respetar los turnos de palabra, no habléis con la boca abierta y utilizar correctamente los cubiertos. Si el tema cubierto no es lo vuestro, os doy un truco.  Los cubiertos se colocan en la mesa de forma ordenada, así que escoger primero los que están más alejados del plato, he ir cogiendo de fuera hacia adentro.

Y lo más importante nunca os paséis con la bebida, evitar a toda costa emborracharos, elegir la fiesta de navidad de la empresa para tal fin no es lo más afortunado. Otra vez os lo recuerdo no estáis en una cena entre amigos.

Tened claros vuestros límites a la hora de beber y estad atenta para no sobrepasarlos. Es importante el autocontrol para no arrepentirse al día siguiente de algún comentario inapropiado o salido de tono.

#5 Momento foto

Configurar la privacidad de tu perfil de Facebook para impedir que las fotos en las que te etiqueten salgan en tu biografía sin tu permiso previo.

Si eres sois vosotras las que hacéis las fotos, no subáis nada a las redes que puedan poner a compañeros en un compromiso ya que no solo puedes poner en peligro la reputación de un compañero, sino la de la propia empresa. Hay que evitar hacer públicas las imágenes que puedan ridiculizar o poner en entredicho a alguien.

#6 Hasta cuando quedarse

Si notáis que el alcohol se os ha subido a la cabeza, y que corréis el riesgo de hacer el ridículo, coged un taxi y volver a casa antes de arrepentiros.

Una retirada a tiempo es una victoria, aunque nunca antes de acabar los postres.

Hay que ser conscientes de que no es obligatorio quedarse hasta el final; si se estáis cansadas, o el día siguiente es laboral, lo mejor será marcharse.

#7 La despedida

Sed discreta en la despedida, pero no dejes de agradecer su trabajo a los organizadores del evento. Valorarán el reconocimiento.

En definitiva, practicad la moderación en todos los sentidos, ya sea bebiendo, vistiendo, hablando o animando la fiesta. De lo contrario, luego vendrán las lamentaciones.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies